• Jheovany Mejia

Los fantasmas en la mente del consumidor


Carl Jung, uno de los más eminentes psicólogos contemporáneos de Freud dice, que las personas al nacer traemos heredados en nuestra psique ciertos patrones que marcan nuestra conducta, como si fuesen fantasmas que andan moviendo cosas que van delineando nuestras acciones, actitudes y nuestra conducta en general. Jung, llamó a estos patrones “arquetipos”, los más generales y conocidos son el arquetipo de la madre, del padre, del niño, entre otros. En este contexto, el mitólogo Joseph Campbell recogió su propia interpretación de este fenómeno en su libro “El héroe de las mil caras”, en el se describen comportamientos típicos del ser humano que se repiten en todas las culturas, todos los tiempos, todos los contextos de la vida del ser humano.

Este descubrimiento es asombroso de cara a entender las conductas del ser humano en su rol de consumidor. En este blog queremos abordar este tema enmarcándonos en los estímulos publicitarios, marcas y desarrollo de productos, entendiendo el cómo estos elementos llamados arquetipos (o para algunos fantasmas) se han anclado fuertemente en nuestro diario vivir. Por ejemplo, hablado de marcas, existen unas con personalidad que reflejan una identidad clara y definida en la mente del consumidor, así por ejemplo hay marcas que rompen límites, exploradoras y aventureras, también existen marcas que buscan incasables cumplir sueños y trasformar el mundo de sus consumidores.

Campbell dice que cada uno de nosotros, como seres humanos, tenemos en nuestro interior un arquetipo denominado “El Héroe” que está a la espera de una llamada. Resulta que este héroe ha acudido y seguirá acudiendo a esta llamada durante toda nuestra vida. Cuando esto sucede, este héroe interior supera varios obstáculos y desafíos.

En este viaje se dan 12 etapas, en las cuales el héroe se encuentra con otros personajes (en realidad son otros arquetipos) necesarios para culminar con éxito su viaje. Estas 12 etapas son:

Hombre Ordinario en su vida ordinaria. Cuando el ser humano se encuentra en esta etapa, entonces estará en su mundo de confort y comodidad, donde todos son iguales, hay equidad en todo su sentido. El consumidor representado por este personaje es lógico y funcional, tiene y busca lo que necesita y solo eso. No le hace falta nada más. Busca marcas y productos que no le incomoden, que sean sencillos y reafirmen su estado de control.

El Explorador, y su llamado a la aventura. Ese momento de nuestra vida cuando aparece un problema, un desafío o una aventura. Es entonces cuando nuestro héroe interior decide si responde al llamado o no. Hablamos de un consumidor impulsado por la aventura, la curiosidad, es un consumidor que desafía los límites.

El Cuidador, cuando el héroe rechaza la llamada. Evidenciada por esas decisiones donde prima la protección hacia la familia, hacia los seres queridos, buscando asegurar que las cosas sigan estables. Aquí tenemos a un consumidor preocupado por la seguridad y cuidado tanto de los suyos como la necesidad de verse incluido y aceptado en su grupo.

El Mago, el que ve más allá de lo evidente. Se representa en aquellos momentos en los que hemos conseguido más información sobre el desafío o problema y finalmente decidimos lanzarnos a la aventura o inclusive ir más allá. Como consumidores, muchos buscan verse como transformadores de la realidad, donde sus sueños se cristalizan. Estos consumidores usarán marcas que prometan ayudarlos a conquistar lo que ellos desean, comprarán un hechizo, un acto de magia.


... Continuaremos en un próximo post.

81 vistas

Eureknow

®

Investigación de Mercados

© 2012 Eureknow S.A.

info@eureknow.com

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • YouTube Social  Icon

Juan Gonzalez N36-25 y Juan Pablo Sanz, Quito-Ecuador. Teléfono: +593 989015400