• Jheovany Mejia

ENTRE LA ESPADA Y LA PARED. Análisis de voto duro vs voto blando

Este post tiene relación con nuestra anterior publicación sobre intención de voto (si no lo has visto, puedes revisarlo haciendo click aquí).

Para entender el tema de los indecisos, veamos el siguiente ejemplo.

- Caso 1. Le preguntamos a una persona si ya decidió por quien votar y ella respondió que si y que votaría por el candidato C. Luego en otra pregunta le pedimos que nos dijera ¿qué tan probable es que vote por el candidato A en una escala de 1 a 10?, y su respuesta fue 7, lo mismo le preguntamos para el candidato B y nos dijo que 8, y volvimos a hacer la pregunta para el candidato C, para el cual nos dijo 8 también. Esto quiere decir que esta persona está indecisa entre dos (o tal vez tres) candidatos y fíjese que dijo que ya había decidido por quien votar. Este es el famoso voto oculto.

- Caso 2. Le preguntamos a otra persona si ya decidió por quien votar y nos respondió que si y que votaría por el candidato B. Luego al preguntarle ¿qué tan probable es que vote por el candidato A en una escala de 1 a 10? esta persona nos respondió 2, después al realizarle la misma pregunta para el candidato B nos responde 7 y luego al preguntarle lo mismo para el candidato C nos dice 1. En este caso la persona no está totalmente convencida de votar por B, aunque es su mejor alternativa. No obstante, este voto sería blando para el candidato B al que ella está eligiendo. Por lo tanto si las elecciones fueran hoy, lo más probable es que esta persona vote por B, sin embargo, puesto que las elecciones no son hoy, existe la posibilidad de que más adelante esta persona cambie su voto por otro candidato que le "convenza más". Este comportamiento es justamente es el que se observó luego del debate realizado en días anteriores a esta publicación.

- Caso 3. Le preguntamos a una tercera persona si ya decidió su voto y nos dijo que si y que votaría por el candidato A. Luego al preguntarle ¿qué tan probable es que vote por el candidato A en una escala de 1 a 10? nos respondió 10, al hacerle la misma pregunta para los candidatos B y C sus respuestas fueron 1 y 1 respectivamente. Esta persona claramente está decidida a votar por A y no tiene otras alternativas. Esto se llama voto duro.

-Caso 4. Le preguntamos a una cuarta persona si ya decidió su voto y nos dijo que no, que no sabe por quién votar aun. Luego al realizarle la pregunta ¿qué tan probable es que vote por el candidato A en una escala de 1 a 10? nos responde 7, y al realizarle la misma pregunta para los candidatos B y C nos dijo 5 y 6. Para esta persona declarada indecisa, claramente se observa que tiene un candidato más preferido y si las elecciones fueran hoy, pues lo más probable es que vote por A, pero como las elecciones no son hoy es posible que cambie de opinión.

Podemos continuar presentando casos de este estilo donde las personas se declaran decididas o indecisas, pero que en realidad (en el fondo) sus preferencias o aun no se definen o ya están bien marcadas aunque en su discurso expresan otra cosa. Esto es propio de los seres humanos, pero existen las matemáticas y la incertidumbre se puede medir.

Usando algunos modelos matemáticos podemos estimar las probabilidades de que una persona vote por un candidato en particular, podemos saber si esa probabilidad es alta o baja, podemos también saber qué tan probable es que una persona cambie su decisión en el tiempo y saber a donde es más probable que se cambie.

A continuación presentamos las estimaciones de intención de voto y su segmentación según voto duro y voto blando para cada candidato.

VOTO DURO. Son aquellas personas cuya probabilidad de elegir al candidato es alta y difícilmente cambiarían de decisión.

VOTO BLANDO. Son aquellas personas que si bien tienen un candidato más probable por el que votarían si las elecciones fueran hoy, son persuasibles de cambiar su decisión en el tiempo.

En la tabla que sigue a este párrafo se presentan las probabilidades que los votantes blandos y duros tiene de votar por cada candidato.


Arauz tiene una intención de voto del 22,4%, esa intención de voto se divide en 6,9% de votos blandos y 15,5% de votos duros. Si el lector mira las casillas marcadas en verde, fíjese que la probabilidad de votar por Arauz en la primera casilla (columna de votos blandos) es 82% y la probabilidad de la segunda casilla (columna de votos duros) es 98%. Mire que los votantes blandos de Arauz tienen alta probabilidad de votar por él, sin embargo tienen una segunda opción en Yaku Pérez con 57% de probabilidad de votar por este candidato. En otras palabras, Pérez podría persuadir con "cierta" facilidad a estos individuos a que voten por él. El lector podrá observar que, en cambio, en la columna de votos duros de Arauz, no hay una segunda opción más probable.

Lasso por su lado tiene una intención de voto de 18,6%, de los cuales 7,9% son blandos y 10,7% son duros. Nótese en la tercera columna (voto blando de Lasso) la probabilidad de votar por Lasso (casilla en verde) es de 79%, y justo a lado está la probabilidad de votar por Lasso de los votantes duro, 90%. Lo primero que se nota es que los votantes blandos de Lasso son "más blandos" que los de Arauz, pues su probabilidad de votar por el candidato es más baja. Lo otro a observar es que el segundo candidato por el que se podrían inclinar los votantes blandos de Lasso es Xavier Hervas, quien tiene un 57% de probabilidad de que voten por él. Es decir que Hervas tendría las mejores posibilidades de persuadir a los votantes blandos de Lasso.

Este mismo análisis se puede realizar para cada uno de los otros candidatos.


Lo más interesante. ¿Qué tan probable es que Lasso o Arauz capitalicen los votos de los otros candidatos que los secundan?.

Para dar respuesta a esta pregunta tenemos que concentrarnos en las filas correspondientes a estos candidatos.

Por favor, ponga su atención en la fila que comienza con Pb_Andrés Arauz, esas son las probabilidades de que los votantes blandos o duros de cada uno de los otros candidato voten por Arauz, por ejemplo los votantes blandos de Lasso tiene una probabilidad de 21% de votar por Arauz, siendo una muy baja probabilidad como era de esperarse. Pero lo más interesante es que, la probabilidad de que los votantes de los otros candidatos voten por Araus también es baja, por ejemplo los votantes blandos de Hervas tienen un 33% de probabilidades de votar por Arauz, lo mismo se puede ver entre los otros candidatos. No obstante, los blandos de Pérez son los que mayor probabilidad demuestran de votar por Arauz, esta probabilidad es de 40%.

Ahora mire en la fila de PB_Guillermo Lasso, las probabilidades de que los votantes blandos de los otros candidatos voten por Lasso son interesantemente más altas, así por ejemplo, los votantes blandos de Hervas tienen una probabilidad de votar por Lasso de 57%, frente a un 33% que tendría Arauz.

Esto querría decir que es "relativamente" más fácil para Lasso (más que para Arauz) persuadir a los blandos de los otros candidatos. Sin embargo, Arauz si tiene posibilidades (aunque bajas) de "atraer" votantes de los otros candidatos.

El objetivo aquí es saber ¿quienes son esos votantes blandos?, ¿son más hombres o más mujeres? ¿Son de la sierra, de la costa, de alguna provincia en particular?, ¿qué les gusta y les disgusta de los candidatos?, etc. Solo de esta manera se puede construir un discurso persuasivo y efectivo que motive a los ciudadanos a revisar sus decisiones.


Cualitativamente hablando.

Encontramos cuatro segmentos de ciudadanos claramente diferenciados.

1. Lassistas. Creen en él y sus capacidades, creen que es una persona idónea y la que puede sacará al país adelante.

2. Correistas. Creen en su ideología apoyan 100% a su lider.

3. Anti Lassistas. Lo ven como banquero, detestan su pasado oscuro relacionado con el feriado bancario, a anteriores gobiernos y a este de Lenin. Pero este grupo no apoya a Arauz, es un grupo que está diluido entre las otras candidaturas, sobre todo en Romero, Hervas, Montufar y Freile, algo también en Perez.

4. Anti Correistas. Sienten pavor ante lo que le depararía al país con su regreso. Pero tampoco apoyan a Lasso. Buscan alternativas más de izquierda y se inclinan por Perez, Hervas, algo de Montufar y otros.

Prácticamente estos dos últimos grupos suman un poco más del 50%. No les gusta ni Lasso ni Arauz. En una posible segunda vuelta votarían por el menor de los males "según ellos"


Si tienes preguntas, por favor déjalas en los comentarios y con mucho gusto las contestaremos.


EN EUREKNOW TRANSFORMAMOS LA FORMA DE HACER INVESTIGACIÓN


IMPORTANTE: Te invitamos a suscribirte para que puedas recibir de manera gratuita nuestros reportes periódicos.


795 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo